CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

29.12.07

Carta a una que no quiso ser princesa


Un día naciste en medio de un país donde eras ciudadana de segunda clase, pero pertenecías a una familia privilegiada; te ofrecieron lujo, educación y todo aquello a lo que podías aspirar. Podías escoger; pudiste ser la princesita de Medio Oriente que conocí en mis primeros cuentos de infancia, o podías también elegir la vida de una mujer fuera de tu tiempo, una pionera que no temió estudiar ni se apabulló frente a las bestias fundamentalistas que te habrán recordado tu supuesto lugar en la casa y no fuera de ella.

Nunca tuviste miedo, creciste en cultura y en educación laica, tampoco temiste ante el asesinato de tu padre, aceptaste la herencia política sin rechistar. Hiciste un doctorado en filosofía política y otro en economía, conociste nuestros imperios del conocimiento occidental, Oxford y Harvard, los cuales no serían más impresionantes que los templos que tu sangre llevaba desde los más antiguos desiertos que ningún escriba registró. Volviste a tu país a ser la Primer Ministra, te persiguieron, te acusaron de cargos de corrupción improbables, te fuiste, volviste, extraña nómada democrática te conocimos rondando por el mundo, cual Kassandra advirtiendo los sucesos venideros sin que prestáramos suficiente atención.

El exilio te hizo más fuerte y decidiste volver. Pensamos que sería el momento donde la Historia finalmente alcanzaría el bello nombre dado a Pakistán, que significa en aquella vieja lengua Urdu, "Tierra de los sagrados". Sin embargo, tu retorno alborotó el panal de avispas pendencieras que por años han sitiado la tierra sagrada. Tanto te han temido, tanto le temieron a esta mujer inteligente y valiente, que hicieron lo único que han desarrollado con destreza: prepararon tu atentado. Así te asesinaron y pensaron que con este acto te borrarían para siempre.

¡Cuánta infamia, ceguera y bajeza cometidas en nombre de un dios! Porque amiga mía, tu nombre, Benazir Bhutto, y tu vida entera, son ahora un símbolo imborrable, un símbolo contra el odio, la opresión y el fundamentalismo. Hoy tu pueblo se levanta con dolor a la revuelta, no acepta más mentiras, hoy tu gente, la nación que imaginaste, sabe que nunca te olvidará.

5 Lenguas inquietas:

Tomás Goic a dit…

Que gran dolor, asombro, y además ira me causó la noticia del asesinato de Bhutto, me enteré por medio del periódico en medio de la nada y solo puede pensar una cosa, ¿Hasta cuando la estupidez, el odio y la ceguera fundamentalista dejarán de derramar la sangre de personas valientes que lo que buscan es un mundo mejor?.

Solo espero que Pervez Musharraf no quede impune por lo que el propició, porque hay que ser bien ciego para no comprender que fue él quien está detrás de este crimen.

Solo una cosa más, siento que talvez Benazir no tomó las medidas necesarias para su propia seguridad, si nos ponemos a pensar que desde el mismo día en que regresó la intentaron de asesinar.

El mundo y no solo Pakistán ha perdido a una gran líder.

Julia Ardón a dit…

No te voy a decir : Feliz Año! porque veo que estás triste.
Te acompaño entonces, y te doy un abrazo.

Literófilo a dit…

Bueno, por algo salió del país, esa doña tampoco era santo de mi devoción, pobrecilla, me da lástima Paquistan.

Lau Fu a dit…

Hola bloguer@s! Gracias por sus comentarios. Estaré unos días fuera del ciberespacio, pues tengo un dedo fracturado y toda la mano derecha enyesada... Ya nos reencontraremos.

manuch a dit…

Yo tarde, pero como seguiste de tus multiples fracturas ?