CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

8.1.07

Pintas de enero

Katrina tiene nombre de huracán. Ella lo sabe y le gusta. Empezando un nuevo año decide salir de la cueva donde ha estado rumiando sus problemas durante varios días. Es 2 de enero, el sol brilla y el viento juguetea con el borde de su minifalda.
Camina por el boulevard de la Avenida Central con el plexus solar extendido, casi renaciente a nuevas e inesperadas alegrías. El tacón de su sandalia se atora donde alguna vez existió una baldosa. Siente la caída lenta de su cuerpo, casi imperceptible, simplemente inverosímil, hasta que el contacto estrepitoso con el suelo le devuelve la conciencia de estar viva.
Presiente un dolor que le recorre las piernas, una lágrima cuelga de sus pestañas. Nadie se detiene a darle una mano, brindarle una palabra. Repentinamente un chico, empleado de una zapatería ubicada enfrente del lugar del tropezón, se dirige hacia ella. La ayuda a levantarse al tiempo que pregunta: - Señora, ¿está usted bien?-
Ella estalla en una catarata de llanto. El la hace sentarse en un sillón de la zapatería, le alcanza un vaso de agua que ella ingiere entre hipidos de dolor. El chico observa la rodilla destrozada, la mano ensangrentada, y la interroga: -Señora, esto se ve muy mal. ¿Qué más puedo hacer por usted?-
Un rugido de bestia doblegada, de huracán convertido ya en brisa, emerge de su garganta: -¡Dejá de decirme señora!-

10 Lenguas inquietas:

manuch a dit…

Pobre Katrina, yo también odio cuando me dicen señor, me recuerda cuando hacia cuestionarios y los niños abrían la puerta de sus casas y decían, "mami la busca un señor".. debe ser por mi calvicie prematura.

Adriana a dit…
Ce commentaire a été supprimé par l'auteur.
furia a dit…

magistral bella. sencillamente magistral.

opistótonos a dit…

Muy bueno, sí, muy autobiográfico. Bravo, bravo...

Buitre Desahuciado a dit…

¡Señor! A mí también me han dicho así... y es por la barba, seguro que es por la barba. Por dicha ya me la rasuré.

Lo peor es eso, que te digan señor(a), cuando vos apenas te estás acostumbrando a que ya no te digan -ni siquiera vos mismo cuando no hay testigos- chiquillo, cagao, chamaco...

Muy buena.

Lau Fu a dit…

Hace un minuto borré un comentario horrible y vulgar enviado a este blog. ¡Qué lástima que "gente" tan chabacana no se quede pastando en su propio espacio!

julia a dit…

hermoso texto.

busta a dit…

A mi también me dicen señora aveces. No creo que me llegue a acostumbrar.

Paula a dit…

A mí me pasó eso demasiado durante diciembre. No sé, dentro de mis esquemas uno no es señora a los 22 años. Voy a volverme a dejar el pelo largo.

Fede's a dit…

jejejeje por eso es que odio a la gente mas joven jejejeje... que buen blog!!!!