CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

26.8.07

Chepiland

Chepe centro
Sábado 8:35 a.m.

Salgo a buscar el periódico. Abro la puerta de casa y ante mí luce algo improbablemente elucubrado a esa temprana hora de la mañana, no obstante, siempre deseado por cualquier mortal: un camión de la Cervecería Costa Rica estacionado en la acera. Debo tener una actitud francamente boba con el pijama aún perfumado a cobijas, el cabello revuelto, en una mano las llaves y en la otra el periódico.

Sin embargo, un simpático empleado del camión me sonríe al bajar una caja con 20 cervezas en su interior. Con un gesto me sugiere que abra la verja, sin dudarlo -evidentemente todavía no he despertado- meto la llave en la cerradura y él se acerca. Saca una cerveza de la caja y me la entrega. Se da la vuelta, sin esperar nada a cambio, y antes de seguir hacia el lugar donde lleva la caja, ahora con 19 cervezas, gira la cabeza, me hace un guiño y continúa caminando.


12 Lenguas inquietas:

itzpapalotl a dit…

Impresionante. Only chepe. Only you.

Adrián / cHoli / etc... a dit…

¡OOOPA!

¡mi querer mañana así!

furia a dit…

estaba rica la birrita???

Lau Fu a dit…

Itz: Only Chepe, tout à fait.
Adrián: ¿Es que eso no se ve en Alajuela?
Furia: El germen de trigo al comenzar el día, siempre cae bien.

Jen® a dit…

qué buena anécdota. quizás leyó en su cara sin despertar lo que quizas ud ya despierta no habría sido capaz de decirle :D

Julia Ardón a dit…

preciosa escena para una película.
qué bonita puede ser la vida a veces.

wílliam venegas segura a dit…

¡Touché! Buen toque al describir: hablo de la magia de su texto. Si es ficción, bien pasa por realidad y deja la misma emoción: la importancia de los pequeños gestos, esos que necesitamos para acumular energía ante los debates más grandes. Si es realidad, es una razón para creer en el ser humano y en el buen gusto de los que llevan cervezas en sus hombros y ojalá un NO al TLC en el corazón. Me gusta el comentario de Jen, es resultado lógico al leer el nicho cervecero. Lau: No sé si Evelyn le ha contado que, a veces, tenemos unas funciones especiales de cine para críticos. ¿Me podrías enviar "vuestro" correo electrónico a wvenegas@nacion.com? Es con buenos fines, que son fines de cine. Felicidades por la prosa que dejas. ¿Dónde encuentro su libro de cuentos, el escrito por usted, claro está? Un abrazo. w

wílliam venegas segura a dit…

Voy de nuevo, lau, es que vi otra vez el espectáculo de/con Hernán Jiménez. Lo ha modificado bastante. Lo mejoró mucho. Lo hizo más sarcástico, rupturista, diría. Le entra más con los tobillos en las ideas para gozar a costa de Óscar Arias. Lo mejor es que se permite desacralizar a una figura icónica en la sociedad costarricense, a Franklin Chan, a quien define como "raro", "loco" y comienza a burlarse de él como un vulgar capitalista que pasó por la Nasa y ahora pretende vender terrenos en el espacio. Fue sorprendente cómo logró convencer al público (yo ya estaba convencido) de su hipótesis sobre dicho "señor". Otro abrazo. w

www.lafotosaliomovida.com a dit…

Jijijij (sonrisa complice)

Sentenciero a dit…

Un rêve écumé... tout dont on a besoin.

wílliam venegas segura a dit…

Me encanta el concepto de complicidad que les das a las palabras en la dedicatoria que dejaste en mi libro de tu libro, que entre libros andamos, imágenes que se cubren a sí mismas y les dan sentido a nuestra clandestinidad emocional. Buen libro, lo leo ahora sin orden ni compostura, ya pasaré a la seguidilla ordenada de las palabras, la que impone usted como escritora: página a página. Las palabras ahí escritas serán, entonces, mi mirada. Gracias por la dedicatoria, espero que llegues a ser famosa para que mi libro valga más, igual se quedará conmigo y con los apuntes ahí escritos, pese a su pesar, mi querida Laura.

esteban a dit…

ta muy bueno el cuento!

saluo!